Caso Barros

El Papa valida denuncias contra Barros y cita a los 34 obispos chilenos al Vaticano

fuente: latercera.cl




Al mediodía del martes recién pasado, en la sede de la Conferencia Episcopal de Chile (Cech) se recibió un correo electrónico, proveniente del Vaticano. Según anunciaba su “asunto”, contenía información en extremo relevante. Pero, pese a la importancia del contenido, no pasó por el habitual conducto regular que se utiliza para estos casos, que es la Nunciatura Apostólica, encargada de las relaciones entre cada Iglesia local con Roma.

Se trataba de una carta dirigida por el Papa Francisco a todos los obispos en ejercicio del país (34), que durante esta semana, y hasta el viernes, están reunidos en la 115° Asamblea Plenaria del Episcopado.

Cundió la expectación durante toda la jornada de ayer y una vez que todos los obispos conocieron su contenido, se decidió hacerlo público a las 15 horas, mediante una conferencia de prensa efectuada por el presidente de la Cech, el obispo castrense Santiago Silva, y el secretario general de la entidad católica, el obispo auxiliar de Santiago, Fernando Ramos.

Pero la misiva del Pontífice, de seis carillas y fechada el domingo 8 de abril -como día de su redacción- situó el eje en un capítulo que viene siendo noticia internacional desde hace meses y que se ha convertido en un verdadero fantasma para la jerarquía criolla de la Iglesia Católica: el caso del obispo de Osorno, Juan Barros, las acusaciones en su contra por eventuales encubrimientos en el caso Karadima y los testimonios que en febrero pasado dieron víctimas de presuntos abusos al arzobispo de Malta, Charles Scicluna.

Y ayer, sin bien no hubo despidos ni peticiones de renuncia, ni tampoco intervenciones del obispo Barros, parece estar preparándose el camino para medidas drásticas, partiendo por el hecho central de que, por primera vez, el Pontífice les da absoluta veracidad a los relatos de las víctimas. Y, además, de una manera implícita, porque reconoce una situación crítica. “Quizás, incluso, también sería oportuno poner a la Iglesia de Chile en estado de oración”, asegura en la misiva.

Respecto de la misión de Scicluna -quien es presidente del Colegio para el Examen de los Recursos más graves, en la Congregación para la Doctrina de la Fe, del Vaticano-, y de Jordi Bertomeu -oficial de dicha congregación-, el Papa Francisco se manifestó agradecido.

Informó que se recogieron 64 testimonios, en Santiago y Nueva York.

“Cuando me entregaron el informe, y en particular su valoración jurídica y pastoral de la información recogida, reconocieron ante mí haberse sentido abrumados por el dolor de tantas víctimas de graves abusos de conciencia y de poder, y en particular de los abusos sexuales cometidos por diversos consagrados de vuestro país contra menores de edad”, cuenta la carta.

Agradeció también la cobertura que dieron a este tema diferentes organizaciones y medios de comunicación, “al tratar este caso tan delicado, respetando el derecho de los ciudadanos a la información y a la buena fama de los declarantes”.

Y añadió de manera rotunda: “Ahora, tras una lectura pausada de las actas de dicha misión especial, creo poder afirmar que todos los testimonios recogidos en ellas hablan en modo descarnado, sin aditivos ni edulcorantes, de muchas vidas crucificadas, y les confieso que ello me causa dolor y vergüenza”.
Caso Barros Caso Barros Reviewed by Tutor Virtual on abril 13, 2018 Rating: 5

No hay comentarios

Recent Posts

Text Widget 2